La información contenida en esta web tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista. Es muy importante seguir siempre una dieta variada y un estilo de vida saludable.
¿Alguna vez te has preguntado para que sirve el aparto digestivo? Te explicamos como funciona la digestión y su importancia.

¿Qué es el sistema digestivo?

El sistema digestivo es un conjunto de órganos que procesan los alimentos y los líquidos para descomponerlos en sustancias que el cuerpo usa como fuente de energía, o para el crecimiento y la reparación de tejidos.
Dividido en diferentes partes con una misión concreta cada una, el aparato digestivo es un largo tubo que va desde la boca hasta el ano. Estas partes son el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso (o colon) y el ano. Además, hay dos órganos que vierten sus secreciones al tubo digestivo, el hígado y el páncreas, ambos con un importante papel en la digestión y absorción de los alimentos.
Como los otros sistemas del cuerpo, el diseño del aparato digestivo es perfecto para cumplir la misión que tiene encomendada, extraer de los alimentos las materias primas que servirán tanto para producir la energía que necesitamos en la actividad diaria como para fabricar y generar los elementos que conforman los distintos órganos y sistemas de nuestro organismo.

¿Cómo funciona el aparato digestivo?

Antes de que ni tan siquiera probemos la comida empieza el primer paso del proceso digestivo. Al oler una tarta de limón o pensar en lo delicioso que va a saber un queso, empezamos a salivar, y el proceso digestivo se inicia preparándonos para ese primer bocado.

La digestion

¿Cómo es el proceso digestivo?

La digestión se inicia en la boca, mucho antes de que los alimentos lleguen al estómago. Cuando los dientes trituran los alimentos, la saliva los humedece para que nos resulte más fácil tragarlos. Es entonces cuando la amilasa (una enzima digestiva de la saliva) empieza a descomponer algunos de los hidratos de carbono (almidones y azúcares) que contienen los alimentos antes de que abandonen la boca.
Posteriormente, mediante el proceso de la deglución (tragar los alimentos), los alimentos se desplazan hasta la garganta, o faringe. La faringe es una vía de paso tanto para los alimentos como para el aire. Una lengüeta de tejido blando llamada epiglotis cierra la entrada a la tráquea cuando tragamos para evitar que nos atragantemos.
Mediante el esófago (un tubo muscular) los alimentos descienden desde la garganta hasta el estómago mediante una series de contracciones musculares que describen un movimiento ondulatorio (llamado peristaltismo). Las personas normalmente no son conscientes de los movimientos del esófago, el estómago y el intestino, que tienen lugar cuando los alimentos pasan por el tubo digestivo.
Al final del esófago, el esfínter (un válvula o anillo muscular), permite que los alimentos entren en el estómago y luego se cierra para impedir que los alimentos y los líquidos vuelvan a entrar en el esófago. Los músculos del estómago remueven los alimentos y los mezclan con jugos digestivos que contienen ácidos y enzimas, lo que permite fragmentarlos en trozos mucho más pequeños y digeribles. La digestión que tiene lugar en el estómago requiere un ambiente ácido.
Una vez los alimentos están listos para salir del estómago cuando se han transformado en un líquido espeso llamado quimo. Una válvula muscular del tamaño de una nuez, situada a la salida del estómago y llamada píloro, impide que el quimo salga del estómago antes de que adquiera la consistencia adecuada para entrar en el intestino delgado. Es entonces cuando el quimo pasa al intestino delgado, donde prosigue la digestión de los alimentos para que el cuerpo pueda absorber sus nutrientes que posteriormente pasarán al torrente sanguíneo.
Los alimentos no digeridos (y parte del agua) pasan desde el intestino delgado al intestino grueso a través de un anillo muscular o válvula que impide que los alimentos vuelvan a entrar. Cuando los alimentos llegan al intestino grueso, el proceso de absorción de nutrientes está casi completado.
La principal función del intestino grueso consiste en eliminar el agua de la materia no digerida y formar los desechos sólidos o "heces" a excretar.
Nuestro cuerpo tarda horas en digerir los alimentos por completo.

Función de la boca en el aparato digestivo

El proceso digestivo comienza en la boca. La función de la boca es muy importante. Cerca de la boca se encuentran las glándulas salivales que producen saliva, la cual se mezcla con los alimentos, facilita la masticación, la deglución y ayuda a mantener los dientes limpios y buen aliento. Cuando una persona mastica, las glándulas salivales producen saliva, un jugo digestivo que humedece los alimentos para transportarlos más fácilmente por el esófago hacia el estómago.

¿Por qué es importante la digestión?

La digestión es el proceso por el cual nuestro organismo descompone las moléculas de los alimentos y los transforma en nutrientes para, así, generar energía. Nuestro cuerpo necesita los nutrientes provenientes de los alimentos y bebidas para funcionar correctamente y mantenerse sano. Las proteínas, los carbohidratos, las vitaminas, las grasas, los minerales y el agua son nutrientes. El aparato digestivo descompone químicamente los nutrientes en partes lo suficientemente pequeñas como para que el cuerpo pueda absorber los nutrientes y usarlos para la energía, crecimiento y reparación de las células.

Si la digestión no se realiza correctamente no aprovechamos los nutrientes de los alimentos y nuestro cuerpo produce toxinas responsables de problemas como gastroenteritis, diarrea, fatiga o déficit de vitaminas.
Esperamos haber resuelto tus dudas sobre que es, su importancia y como funciona la digestión.

¡Compartir!